Posteado por: anibalgutierrez | diciembre 30, 2008

Balance

<!– /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-parent:””; margin:0cm; margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:”Times New Roman”; mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;} @page Section1 {size:612.0pt 792.0pt; margin:70.85pt 3.0cm 70.85pt 3.0cm; mso-header-margin:36.0pt; mso-footer-margin:36.0pt; mso-paper-source:0;} div.Section1 {page:Section1;} –>
/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:10.0pt;
font-family:”Times New Roman”;
mso-ansi-language:#0400;
mso-fareast-language:#0400;
mso-bidi-language:#0400;}

En mi cama redacto este post….. con el ánimo por los suelos porque se me viene el síndrome de fin de año encima, pensando si avance, me quede donde comencé o en el peor de los casos retrocedí algunos pasos respecto donde estaba, en resumen hacer un BALANCE. Es una palabra que me trae muchos recuerdos….primero, porque de profesión soy contador y durante al menos 5 años la vi bastante seguido pero claro, en otra época del año (Abril) a causa de mi trabajo de medio tiempo que tenia en ese entonces. Pero el de fin de año es un balance que cuesta mucho más, y también me trae muchos recuerdos, porque al fin y al cabo, ya llevo 26 de estos, entonces, algo se aprende con el paso de los años. Una cosa si es clara, un año nuevo no es nuevo si no estamos dispuestos a hacer enmiendas en el rumbo que llevamos o fijar los objetivos que queremos delinear en el tiempo. Si no hacemos alguna de las cosas anteriores simplemente es un día más, un cambio de calendario evidente y lógico por el agotamiento de las hojas del que ya pasó, pero sin mayores repercusiones en nuestra conducta o rutina.

Año nuevo debe ser señal de cambios, afirmar lo que esta bien, rehacer lo que esta mal, atrevernos a concretar aquello que hemos soñado por siempre, porque soñar es bueno, pero si no se trabaja para concretarlo es vivir en una ilusión privando al mundo de disfrutar de todo lo bueno que nosotros podemos aportar a la parte que nos rodea si nos bajamos a ratos de la nube para plasmar con nuestras manos lo que nuestra mente ha dibujado por años quizás.

Dios lo dice en su palabra, “he aquí, yo hago cosas nuevas”, el “todo lo hizo hermoso, en su tiempo” y este es el tiempo que te tocó y me tocó vivir, con una sociedad cambiante, a ratos fría, insensible pareciera, pero basta la sonrisa de un niño, un minuto de esparcimiento con los compañeros de estudio o trabajo, una tarde en familia dejando las cuentas y otras preocupaciones de lado, un poco de color en el gris de muchas vidas para darnos cuenta que nuestro lado “humano” sigue ahí, que no somos tan grises como nos vemos muchas veces, solo que el polvo de la soledad y la autocompasión han cubierto nuestros matices por la falta de actividad de nuestra alma multicolor creada por Dios para compartir con El cada día y reflejarlo entre nosotros, no para aislarnos cada cual por su propio camino, sino para avanzar juntos por una senda que aunque parezca estrecha es segura, es camino de Santidad y el que ande por el, no se extraviara, porque Dios va junto a él.

Y con Third Day de fondo (escuchando Take my life) me doy cuenta que empecé a escribir con un espíritu desesperanzado y concluyo con un mensaje de esperanza. Eso debe ser que deje a mi espíritu ser libre mientras corre por este teclado y me termino por demostrar que algo de Dios sigue vivo aquí dentro y devuelve las esperanzas y las ganas de vivir cada vez que se le deja fluir y ser libre, pero esa mala costumbre de mi libre albedrío de querer manejar algunos aspectos de mi vida hacen la tarea un poco mas complicada al buen y tierno espíritu Santo. Creo que acabo de encontrar algo en que debo mejorar el próximo año.

A propósito de años nuevos y vidas nuevas una de las primeras cosas nuevas que enfrentare es mi nuevo trabajo que Dios me ha provisto. De vuelta a los números, a ejercitar lo que aprendí en mis años de contador y nuevamente a ver muchos Balances. Que vueltas que tiene la vida…

Hasta la próxima semana…..si Dios quiere.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: